Inicio - Tus Noticias de Actualidad!
Buscar :

Subcribete a nuestras noticias.


Revelación




EN EL ANDÉN tomé asiento al lado de un hombre con una maleta.

Hacía calor y el tren venía con demora.

De repente, el hombre dejó la maleta sobre el banco y me pidió que se la guardase durante un instante.

Asentí.

Cinco minutos después, llegó el tren.

Me puse de pie, caminé hasta la escalerilla del convoy y volví sobre mis pasos, varias veces.

Por último, abordé el tren maleta en mano.

Abandonarla hubiera sido una descortesía de mi parte; pero ahora me hallaba ante el problema de qué hacer para regresársela.

Entonces oí un «¡Cuac, cuac!» que provenía de su interior.

Y luego otro y otro.

Disimuladamente miré a los demás pasajeros, pero nadie parecía haberse percatado del asunto, pese a que los «¡Cuac, cuac!» iban in crescendo.

Acto seguido, abrí la maleta y la voz cesó.

Dentro había una muda de ropa, un cepillo de dientes y un patito de goma.

Tomé al patito y lo apreté, pero no emitió ningún sonido.

Acalorado, me aflojé la corbata y abrí la venta ...



[Leer más ... ]





















 
This web uses cookies from own and from third parties to improve the navigation and show ads.
Accept